Historia del Real Aeroclub de Alicante

En 1.964 un grupo de entusiastas fundó el Real Aeroclub de Alicante, son ya muchos años de historia en los cuales se han formado centenares de pilotos y ha dado la posibilidad a mucha gente de poder volar, de hacer realidad sus sueños.

Sigue leyendo, no es solo nuestra historia, es la historia de mucha gente que con ilusión fue creando lo que es hoy el Real Aeroclub de Alicante.

La aviación está presente en Alicante desde hace muchos años, ya en 1.911 el raid aéreo Valencia – Alicante trajo a nuestra ciudad el nuevo medio de transporte recién inventado. 

En 1.919 la compañía francesa Sociedad de las líneas Latécoère pensó que Alicante era un punto idóneo para servir de escala en sus rutas de correo aéreo desde Francia, el transporte postal fue el primer uso que se dio a la naciente aviación, por ejemplo Charles Lindbergh trabajaba transportando correo por los Estados Unidos.

Tras mucho buscar encontraron unos terrenos en donde había un campo de tiro, en lo que hoy es la Universidad de Alicante y aledaños y allí crearon el Aeródromo de Rabasa, los terrenos fueron arrendados en Julio de 1.919 por el propietario de la compañía, el francés Pierre George Latecoére, una parte de 400.000 metros cuadrados a la Sociedad de Tiro Nacional y la otra parte de 300.000 metros cuadrados a un propietario privado, D. José Laporta, el cual puso un precio muy económico para la época a fin de promocionar el enlace aéreo de Alicante, se arrendaron por cinco años prorrogables por otros cinco. El aeródromo estaba a caballo entre los términos municipales de Alicante y la vecina localidad de San Vicente del Raspeig, perteneciendo a ese municipio la zona donde se situaría posteriormente la torre de control y el edificio terminal, Rabasa o Rabassa es el nombre de una antigua finca que ocupaba parte de ese espacio.

Y empezaron a llegar los aviones, estos partían de Toulouse, en Francia, hacían escala en Barcelona y continuaban hasta África, se establecieron líneas regulares hasta Casablanca, Orán y Tánger.

En 1.927 la Sociedad de las líneas Latécoère pasó a llamarse Compagnie Générale Aéropostale, que más tarde sería el germen de la actual Air France, los vuelos eran mucho más largos pues llegaban hasta Sudamérica y lo hacían en aviones mayores por lo que tuvieron que buscar una pista más larga que Rabasa, la encontraron en lo que hoy es el actual aeropuerto de Alicante-Elche que también fundó esta empresa. Uno de los pilotos de Aeropostale más conocidos de esa época fue Antoine de Saint-Exupéry, que más tarde escribió el libro “El Principito”, en otro de sus libros titulado “Vuelo nocturno”, el genial escritor y piloto describe maravillosamente lo que era volar por la cordillera de los Andes, desde Natal en Brasil a Chile y por la noche, realmente lo que hacía esta gente con los aviones de aquella época es absolutamente increíble, si te gusta la aviación disfrutarás leyendo ese libro.

Pero los aviones no dejaron de volar en la antigua Rabasa, al dejarlo la Aeropostale el aeródromo pasó a ser de uso militar, expropiándose los terrenos originales y otros aledaños para ampliar las instalaciones, llegó la guerra civil y allí trasladó el gobierno de la segunda república la empresa aeronáutica Talleres Loring de Madrid, que pasó a llamarse SAF-1 (Servicio de Aviación y Fabricación), más tarde trajeron también la fábrica La Hispano de Guadalajara a la que habían llamado SAF-5, y fusionaron ambas para formar la SAF-15, en estas instalaciones se montaban diversos modelos de aviones como los rusos I-15 apodado “Chato”, I-16 apodado “Mosca” tipo 10, Fokker C.X y Fokker D.XXI, al terminar a guerra esta empresa volvió a Madrid y pasó a llamarse AISA (Aeronáutica Industrial S.A.) dedicándose a fabricar unos excelentes camiones.

También llevaron los republicanos un taller de motores a Elche al que llamaron SAF-4, en Sax pusieron otro taller dedicada a la fabricación y reparación de hélices, ruedas e instrumentos, y en Archena instalaron un taller de montaje de aviones rusos.

Pasó la guerra y en octubre de 1.939, con la creación del Ejército del Aire, Rabasa se integró ya como base aérea en la Región Aérea de Levante, donde se estableció inicialmente el 32 Regimiento de Asalto, que más tarde sería el 32 Regimiento de Aviación, equipado con aviones Polikarpov I-15 ‘Chatos’. En marzo de 1.953, la Base Aérea de Rabasa estaba equipada con aviones de transporte CASA C-352 L (Junkers 52) y de entrenamiento CASA C-131 (Bucker 131 ‘Jungmann’), además de los Polikarpov I-15 ‘Chatos’.

Pasaron los años y la base militar fue abandonada al carecer de importancia estratégica, pero se siguieron utilizando sus instalaciones como aeródromo civil. En 1.949 la Compañía Aviación y Comercio, S.A , Aviaco, estableció rutas desde Madrid con Alicante y Canarias. Sus aviones llenaban la pista del aeródromo de Rabasa con un tránsito cada vez mayor de pasajeros y mercancías, la terminal estaba situada en lo que hoy es el centro comercial “The Outlet Stores” y tenía una gran animación, había una pequeña carretera de entrada rodeada de pinos frente a lo que hoy es el Barrio Santa Isabel y la terminal tenía una preciosa terraza y una barra en el interior para que la gente pudiera esperar cómodamente los vuelos o simplemente tomar un café mientras disfrutaba de los aviones.

Más tarde, en 1.964, operaría también en este aeródromo la compañía Iberia con los magníficos aviones Douglas DC3, aviones de los que aun queda más de uno en servicio lo que da una idea de su calidad, y la ya desaparecida Spantax.

En el año 1.960 se cedieron parte de las antiguas instalaciones militares para la ubicación del Centro de Estudios Universitarios CEU, que años más tarde daría origen a la actual Universidad de Alicante, torre de control, pista de despegue y hangar siguieron teniendo un uso aeronáutico.

El tráfico aéreo en Alicante cada vez era mayor y Rabasa no podía absorberlo, además la ciudad había ido creciendo alrededor del aeródromo lo que lo hacía poco práctico e incluso peligroso para los grandes aviones, hasta se planteó derribar la Iglesia del barrio de Los Ángeles y recortar otros edificios para mejorar la aproximación de los aviones lo que causó un lógico rechazo vecinal, todo esto hizo que al final los vuelos nacionales e internacionales se trasladaran a la actual ubicación cercana a la pedanía ilicitana de El Altet donde se construyó una magnífica pista asfaltada en sustitución de la de Rabasa que siempre fue de tierra.

Y ahora llegamos a lo que nos interesa, en 1.964, un grupo de alicantinos entusiastas de la aviación se reunieron para crear un “Club de Vuelos”, el germen de lo que más tarde sería el actual Real Aeroclub de Alicante, y qué se basó en parte de las instalaciones de la antigua Base Aérea Militar de Rabasa: campo de aterrizaje, torre de control y el hangar, que fueron cedidas para este uso por el estado al perder ya toda utilización militar o comercial.

Entre los fundadores del aeroclub estaban personas como Don Antonio Valdelomar De La Vega que era el único que en aquel momento tenía el título de piloto y que había llegado recientemente a Alicante para trabajar como director técnico en la representación de Renault, venía de una familia con gran amor por la aviación pues su padre, Don Julio Valdelomar Scholtz, había sido alumno y amigo del francés Louis Bleriot, le acompañaban también entre otros los industriales Don Juan Martínez Campos y Don Rafael Oliva Cudos quien puso la “infraestructura” administrativa necesaria llegando incluso a asignar a uno de los empleados de su empresa “Almendrera Alicantina”, Tomás, para que llevara la contabilidad del club e hiciera los trámites para constituir la sociedad aeronáutica y cobrar las cuotas a los socios,  buscaron amigos a los que convirtieron en socios fundadores y que pagaban una cuota inicial de 100 pesetas, la campaña de captación de socios tuvo un enorme éxito en Alicante y gracias a todo este esfuerzo nació el Real Aeroclub de Alicante.

Se empezó a volar con una avioneta Jodel 1190 de madera y tela, fabricada en Santander por la empresa Aerodifusión con licencia francesa, más tarde se incorporaron otros modelos como la AISA I-11B de fabricación española y algunas AISA I-115, también de fabricación nacional, cedidas por el Ejército del Aire, el club se integró en el Real Aeroclub de España.

Los vuelos continuaron y el Real Aeroclub de Alicante llegó a tener una enorme actividad en Rabasa con gran número de pilotos y aviones en su haber, y no solo aeronáutica, la cafetería era un sitio muy concurrido también por los universitarios del recién creado CEU, incluso se jugaban partidos locales del equipo de balonmano Obras del Puerto-Calpisa en las instalaciones del Aeroclub.

El Real Aeroclub de Alicante tenía una sección específica de aeromodelismo, además de colaborar con la escuela de esta modalidad que había en la calle Calderón de Alicante y que dirigía con gran éxito Don José Mestre Mestre, y es que las zonas más alejadas de la pista de despegue se utilizaban para la práctica de este deporte ciencia, allí se celebraron concursos internacionales al más alto nivel a los que asistían incluso representantes del hermético bloque soviético, cerca de donde está ahora el centro comercial había una pista asfaltada de vuelo circular donde se celebraban campeonatos de todo tipo, en Rabasa vimos también los primeros aviones de radio control.

Pero en 1.978 el estado decidió devolver los terrenos sobre los que estaba el aeródromo a sus propietarios originales al perder su condición militar, el Real Aeroclub de Alicante se encontró de repente en una difícil encrucijada, o encontraba una alternativa o estaba condenado a la desaparición, en Noviembre de ese año finalizaron los vuelos.

La iniciativa de 15 industriales que formaron una sociedad para adquirir nuevos terrenos para el aeroclub de Alicante, permitió crear el actual aeródromo de Mutxamel, el cual entró en funcionamiento en 1.981, se construyó una pista inicialmente de tierra que más tarde fue asfaltada y ampliada hasta llegar a la actual de 1000 metros de longitud y 23 metros de anchura, actualmente es un aeródromo no controlado y destinado exclusivamente a operaciones VFR.

Inicialmente la pista de aterrizaje era de tierra, como se ha indicado anteriormente,  y los servicios eran limitados, por decir algo, pero poco a poco y con mucho esfuerzo se fueron montando las actuales instalaciones del Real Aeroclub de Alicante, como la oficina, recepción y aseos, el aula de formación de pilotos y la gran cafetería que da cobijo a todos los aficionados a la aviación  y sus familias, instalaciones sufragadas íntegramente por los socios del aeroclub.

El aeródromo de Mutxamel esta situado a unos quince o veinte minutos en coche del centro de la ciudad de Alicante, en la localidad del mismo nombre, su perfecta ubicación le coloca muy cerca en coche de las localidades más turísticas como Altea (40’), Benidorm (35’), Calpe (45’), Denia (60’), Torrevieja (60’).

Está rodeado por gran número de magníficos campos de Golf, la oferta hotelera es de una excelente calidad, y está muy cerca de playas que están entre las mejores del mundo con numerosas banderas azules que avalan su calidad y con temperaturas del agua ideales para el baño, puede disfrutar también de la excelente gastronomía alicantina con varios restaurantes con banderas Michelín.

La situación del aeródromo en resumen es absolutamente privilegiada y lo coloca como un destino turístico de primer orden.

En estos momentos en el Real Aeroclub de Alicante se sigue volando con el mismo entusiasmo que cuando se fundó, los aviones han cambiado, ahora son modernos aparatos equipados con los sistemas electrónicos más avanzados en lugar de aquellos vetustos aparatos de madera y tela, pero los que los pilotan tienen el mismo espíritu que llevó a sus fundadores a crear el club en 1.964 y lo han colocado en los puestos de cabeza de la Aviación General y Deportiva española, si tu sueño es la aviación, si quieres hacerte piloto, si te apasiona este mundo ven a vernos.

Más información

En el siguiente enlace tienes nuestros datos, puedes llamarnos por teléfono y concertar una cita para darte todos los detalles, o completar el formulario de contacto y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Newsletter

Suscríbete para estar al corrientes de todas nuestras novedades y ofertas.

Contacta con nosotros

Contacta con nosotros para comentar cualquier cosa en la que podamos ayudarte.